Kromátika

Con la directora del Grupo Vocal Kromatika, Elisa Gómez.

Granada. 17 de septiembre de 2016.

Encontré una basílica bellamente iluminada en su fachada. En la puerta, a un señor delgado quien parecía estar más que enterado de todos los movimientos y sucesos que a su alrededor giraban. Conocía cada palmo de aquella estancia. Aquella persona parecía tener el amor de todas las personas que entraban y salían de misa. Hacia todos tenía una sonrisa y un gesto de ayuda, sobre todo para los más mayores; “Señora, cuidado con el escalón” o “buenas noches, tengan cuidado al salir”. Y es que me bastó un rato conversando con él para tener un gran sentimiento de gratitud por estar allí. Sin conocerme de nada me deseó toda la suerte del mundo y que agradecía muchísimo el ratito de conversación. Ya no lo volví a ver más. Así debió ser.
Segundos más tarde, me adentré en la basílica, tomé mi asiento y esperé. Comenzaron a repartir programas de mano, pensé: -Esto pinta bien… Sabía perfectamente a qué iba, hice más de 300km adrede para escuchar a un grupo vocal realmente extraordinario. Ya les había escuchado en otras ocasiones, pero he de reconocer que soy sumamente enamoradizo cuando algo me llega de verdad, cuando veo “autenticidad”…
De pronto, comenzaron a entrar por la parte trasera de la basílica, y con una entrada más que original fueron tomando sus posiciones. Por último, su directora, con un vestido elegante y gran cortesía saludó a los presentes, una gran sonrisa pero no forzada iluminó a los allí congregados, expresión la de ella que habla desde la sinceridad y la honradez profesional. De gesto sobrio, claro y preciso. Alzó sus manos para indicar la entrada del primer tema; “Only in sleep”. Qué difícil es expresar con palabras lo que allí sentí. Por un momento mi vida entera, todo el planeta, todo el cosmos se había concentrado allí. Aquellas notas no parecían de este mundo. Un acorde en pianísimo dio entrada a un hermosísimo solo bellamente interpretado desde una posición más adelantada. Ese instante parecía contener en sí toda la sabiduría y el conocimiento más originario del universo desde tiempo inmemorial. Sus rostros reflejaban pasión y entrega a este sagrado arte. Me emocionaba muchísimo ver como sus cuerpos se balanceaban sutilmente al aliento de esos sonidos, en perfecta comunión con las notas que interpretaban. De alguna forma me recordaba aquella escena de la película “Avatar” cuando los Omaticaya realizan sus oraciones al pie del Árbol madre.
Queridos amigos del Grupo Vocal Kromátika de Guadalajara:
Vuestra música posee una luz muy especial. Sois capaces de llegar al corazón de quien os escucha. Hacéis sentir la unidad y el milagro de estar aquí y ahora. No siempre se os reconocerá con justicia en algunos espacios, pero creo que intuís cuan importantes sois para muchos de vuestros fieles admiradores. Ese es vuestro poder, llegar al corazón de los personas.
Mis mejores deseos de todo corazón…

Héctor Plácido.



3 respuestas a “Kromátika”

  1. Amelia dice:

    Gracias, por conseguir a través de tus palabras, trasmitir, la emoción y el, sentimiento, q pudiste vivir.
    Lo narras muy bonito.
    Besos.

  2. Calali dice:

    Cada lectura de tus escritos es un placer, porque cada palabra te sitúa en el momento y lugar que explicas. Conociéndote como amas y sientes la música, imagino lo que disfrutaste ese momento. Ademas, recuerdo las veces que nos hablabas de este grupo, y lo emocionado que se te veía al hablar de sus virtudes vocales. También nos hacías la recomendación de que los siguiéramos, porque merecía la pena oírlos y conocer su trabajo. Como ves no siempre lo que dices cae en saco roto, pues recuerdo perfectamente cuando nos hablabas de ellos.

    P.D. Me olvidaba… tanto tu música como tu personalidad también nos llega al corazón a todos l@s que tenemos la suerte de poder disfrutarla. ¡No cambies!

  3. Ángeles Navarro dice:

    Muy bien descrito Héctor, porque con esas narraciones que plasmas haces que los demás sintamos como si estuviéramos allí, perfecta majestuosidad la de tus palabras amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *