Buceando…

Hombres de hilo fino y dorado bordado quiero siempre a mi costado.

Y entusiastas creadores de belleza y vida. Que simiente que no se expresa no muere de vanidad sino de herida.

¿Creéis que me conocéis? Verdad es que nadie sospecha tan siquiera ni la luz ni la sombra que veis…

Tan solo por mis trovas, cantos y esperanzas…

En este mundo de patraña e intereses ataviados de bondades solo queda escoger un camino: vivir las aventuras de mi alma y descubrir mi peculiar destino…

Aunque al artista es entregado, nunca fui proclive al ruido del aplauso y de la fama, porque nadie más que uno mismo puede llegar a descubir el verdadero acento de sus afanes y el eco de  su alma.

Si cierto es que la vida es breve, quiero ante mí no solo voceros de verbo envenenado, sino patriotas del alma enamorada a cada lado.

Porque yo solo soy simiente que una vez soñó con el fruto y que sin saber aún muy bien por qué…un día de ventisca me enamoré del árbol…

Héctor Plácido

 

 



2 respuestas a “Buceando…”

  1. Teresa dice:

    Me encanta.
    Adelante.

  2. Ángeles Navarro dice:

    Por Dios, es precioso… ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *